5 pasos para planificar la carrera profesional

Planificar la propia carrera profesional no es algo que se resuelva en unos pocos días de intensa reflexión. El dinamismo de la vida hace que resulte imposible tomar decisiones cerradas sobre algo que evolucionará y mutará con el paso del tiempo, con los cambios personales y con la consecución (o no) de las metas que nos hemos propuesto.

Tenía quince años cuando empecé a plantearme seriamente qué quería ser de mayor. Hasta entonces había tenido claro que iba a ser arqueóloga, pero en plena adolescencia mi pasión por las civilizaciones antiguas me abandonó y otros intereses totalmente novedosos empezaron a emerger. Primera señal de que éstos no eran estáticos. Desde entonces han pasado doce años y decenas de planes, ideas y sugerencias que he desechado y unas pocas que sí han cristalizado en un itinerario que, lentamente, me ha traído hasta aquí, hasta lo que soy hoy: psicóloga especializada en orientación profesional y escritora empedernida (aunque esto último lo he sido siempre). Recientemente, además, empiezo a trabajar en favor del feminismo y me lamento por no haberlo hecho antes pero ¿qué se le puede hacer? Es otra cosa que he descubierto con el paso del tiempo.

búsqueda

Sin embargo, la vida sigue y numerosos cambios todavía me esperan. Algunos puedo ya intuirlos pero otros serán tan abruptos que no puedo ahora imaginarlos tan siquiera. Pueden ser cambios motivacionales, personales, familiares, geográficos… o simplemente un día puede que deje de interesarme la literatura y empiece a interesarme mucho más el cine. ¿Quién sabe? Por eso, la orientación profesional también es una disciplina cambiante, viva, que acompaña a la persona orientada a lo largo de toda su carrera, y no debe limitarse al momento de la elección vocacional, pues la elección vocacional es una constante. Incluso cuando nos hemos decantado por una profesión y la mantenemos con el paso de los años estamos haciendo una elección vocacional a diario: la de no cambiar de área.

Pasos básicos para planificar la carrera profesional:

  1. Conócete a ti misma/o. Este aforismo griego, atribuido a varios sabios antiguos incluido Sócrates, es el punto de partida, ya que para conseguir dedicarnos a una profesión que nos llene es necesario que confluyan dos aspectos: que nos guste y que se nos dé bien. A veces somos capaces de enumerar las cosas que nos gustan pero no tenemos claro en qué somos especialmente buenos o, al contrario, sabemos que destacamos en algo pero no lo disfrutamos especialmente. Si queremos realizarnos plenamente en nuestro trabajo yo soy fiel defensora de que debemos cumplir ambos aspectos, si no la motivación terminará por venirse abajo. Si quieres saber más sobre este primer punto te recomiendo que leas el artículo Pautas para conocerse a un@ mism@ pinchando sobre este enlace.
  1. Conoce el mercado laboral. Aquí aparece un tercer factor que enlaza con los dos anteriores, y es que a menudo, cuando ya sabemos qué nos gusta y qué se nos da bien, no encontramos una aplicación práctica en el mercado laboral. Desconocemos si se puede trabajar en algo en lo que se puedan aplicar dichas habilidades o conocimientos o si, directamente, “podrá servir para algo”. De ahí que resulte imprescindible conocer las opciones, las alternativas. Todo lo que nos ofrece el mundo del trabajo porque, con frecuencia, sólo conocemos la punta del iceberg de las profesiones. Os pongo mi propio ejemplo: yo misma desconocía todas las salidas que tenía la psicología. Como la mayoría de la gente pensaba en el psicólogo como en el psicólogo clínico y fue estudiando la carrera cuando descubrí que también podía ser orientador escolar, consultor de recursos humanos, coach deportivo, perito judicial y un largo (pero que muy largo) etcétera. Si quieres profundizar en este aspecto, pincha en Pasos para conocer el mercado laboral.
  1. Establece tus alternativas y analízalas. Haz una primera lluvia de ideas sin límites. Sueña a lo grande. Piensa en todo lo que te gustaría lograr y plásmalo por escrito. Después disecciona todas esas ideas en pasos o submetas y aplícales un filtro de realidad. No se trata de construir sueños para derribarlos, sino de buscar un camino lógico hasta llegar a ellos. Más información: aquí.
  1. Integra tu carrera profesional en tu vida personal. Adáptala a ti. Cada uno conoce su situación personal, sus necesidades y sus deseos. Si tú quieres establecerte en una ciudad en concreto y seguir una rutina diaria, trabajar como piloto o auxiliar de vuelo o pasar la mitad del año en una plataforma petrolífera, chocaría estrepitosamente con tu plan de vida.
  1. Y, sobre todo, recuerda: NADA ES DEFINITIVO. En cualquier momento tienes la opción de cambiar de camino, de volver a empezar o de probar algo nuevo.

veleta

En posteriores artículos iremos analizando cada uno de estos pasos para llegar a una mejor planificación de la carrera profesional. Hasta entonces puedes consultarme dudas o dejarme tu opinión en el apartado Comentarios.

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Madre y feminista a tiempo completo, bloguera en mis ratos libres. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.