Cómo destacar el voluntariado en el CV

El voluntariado es una experiencia personal que se basa en el altruismo y en la generosidad, en dedicar tiempo y energía a una causa sin recibir a cambio compensación económica de ningún tipo.

Sin duda, la actividad voluntaria puede resultar muy enriquecedora si se escoge con cuidado el tipo de proyecto en el que participar, el tipo de organización con la que colaboraremos y, sobre todo, se valoran con sinceridad los motivos por los que lo hacemos. Hacerse voluntario en una organización conlleva un compromiso para con la misma y de nada sirve afiliarse a una causa si ésta no nos conmueve. En este caso, al contrario que en el ámbito laboral en el que podemos tener motivaciones extrínsecas como el salario, la motivación ha de ser totalmente intrínseca, ya que si no nos sentimos entusiasmados con las tareas seguramente no daremos lo mejor de nosotros mismos y terminaremos por abandonar.

Ahora bien, si estamos haciendo algún tipo de voluntariado o lo hemos hecho en el pasado, ¿debemos reflejarlo en el CV?

Pues depende. Si trabajo en el mundo de la banca, tengo formación, experiencia e idiomas y mi currículum ya tiene dos páginas completas, quizás no sea necesario que añada que alguna vez participé en las campañas de recogida de alimentos de una ONG. Pero si acabo de saltar al mercado laboral y no tengo experiencia puedo aprovecharlo a mi favor y señalar el año que pasé dando charlas sobre salud sexual en institutos.

No debemos olvidar que “Experiencia profesional” no es sólo aquel trabajo que nos pagan por desempeñar. Las prácticas o el voluntariado también son trabajos en los que asumimos funciones, realizamos tareas y desarrollamos cualidades. Es, al fin y al cabo, información sobre lo que somos y lo que sabemos hacer. Eso sí, sólo debemos incluirlos en el CV cuando aporten un valor añadido al mismo.

cultivo

 

¿Cuándo reflejarlo en el CV?

En las siguientes situaciones:

  1. Acabo de incorporarme al mercado laboral y carezco de otro tipo de experiencia profesional.
  2. Llevo algunos años en desempleo pero en ese tiempo he realizado voluntariado, es decir, no he estado “parada/o”.
  3. Estoy optando a una oferta en la organización con la que colaboro o he colaborado.
  4. El voluntariado realizado está directamente relacionado con la oferta de empleo o con mi área profesional.

 

¿En qué apartado ha de aparecer el voluntariado?

Pues de nuevo va a depender de las circunstancias de cada uno.

Si carecemos de experiencia profesional o llevamos cierto tiempo en desempleo y el voluntariado ha sido lo último que hemos hecho, deberíamos colocarlo en el apartado de “experiencia profesional” siguiendo, como siempre, un orden cronológico a la inversa, de manera que quede reflejado al principio. Puedes consultar cómo elaborar el CV en este artículo.

Si tenemos una progresión laboral lineal y sin grandes espacios de tiempo en blanco, dependerá del tipo de actividad que hayamos realizado. Si es congruente con el resto de puestos desempeñados podemos colocarlo en la experiencia, en el lugar que le corresponda por orden cronológico. Sin embargo, si la actividad es completamente diferente pero nos interesa destacarla por algún motivo podemos abrir un apartado específico de “voluntariado”.

 

Quiero hacer voluntariado

Si estáis interesados en haceros voluntarios hay muchas y variadas opciones. Lo primero que tenéis que hacer, como decía más arriba, es escoger el ámbito en el que queráis participar. Podéis trabajar con niños, con personas de la tercera edad, con inmigrantes o con otros grupos que precisen de algún tipo de ayuda. Aunque no todo el trabajo voluntario se realiza por y para personas, por lo que podéis optar por el cuidado de animales o del medio ambiente, entre otros.

Lo siguiente sería evaluar la cantidad de tiempo de la que disponemos: una tarde a la semana, dos, una mañana al mes, etc. para buscar una organización y un proyecto que se ajuste a nuestros intereses y posibilidades.

Si por motivos de incompatibilidad horaria o de desplazamiento no podéis acercaros hasta una asociación en concreto, existe la posibilidad de hacer voluntariado online, lo que permite trabajar desde casa y hacerlo a nuestro ritmo, con flexibilidad horaria. En este caso, suele tratarse de tareas relacionadas con el diseño de páginas web, creación de contenidos, formación online, redes sociales para organizaciones, etc.

Espero que este artículo os sirva para sacar partido a esa experiencia pero recordad que lo mejor que podéis obtener del voluntariado ¡es la gratificación de haberlo hecho!

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Madre y feminista a tiempo completo, bloguera en mis ratos libres. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.