¿Qué es y qué no es la Psicología Social?

Últimamente me he encontrado con diversos profesionales (no-psicólogos pero muy cercanos a la psicología) que confunden la Psicología Social con la Psicología Comunitaria y atribuyen a una las características de la otra. Por eso, y aunque este artículo se aleje un poco de la temática general del blog, me ha parecido interesante aclarar conceptos.

¿Qué es la Psicología Social?

La Psicología Social es una disciplina de la Psicología que pretende explicar cómo el comportamiento de las personas se ve influenciado por la presencia de otras personas; es decir, busca entender el comportamiento en situaciones sociales para poder predecirlo.

Así, la psicología social estudia cómo percibimos a las personas y cómo nos relacionamos con ellas. Estudia los procesos de conformidad grupal, el liderazgo, los roles, prejuicios y estereotipos, la atracción, la violencia y la resolución de conflictos, la persuasión y las actitudes, entre otros temas. Es importante destacar que el objeto de estudio es el individuo en sociedad, no las sociedades en sí mismas ni la estructura social (de estos últimos aspectos se ocupa la Sociología), si bien también estudia el comportamiento de grupos y masas.

people

¿Con qué se suele confundir la Psicología Social?

Desde mi experiencia, con la Psicología Comunitaria, que es la rama de la Psicología que estudia e interviene en los problemas sociales de una comunidad con el fin de mejorar la situación de las personas que viven en ella. Dichos problemas pueden estar relacionados con la pobreza, la falta de recursos, las migraciones, la pertenencia a grupos étnicos minoritarios o a otros grupos en riesgo de exclusión social.

La Psicología Comunitaria está fuertemente relacionada con el Trabajo Social y se enmarca dentro de lo que hoy en día tendemos a llamar Servicios Sociales. El término “social” es el que lleva a confusión, ya que se cree que la Psicología Social es aquella que trata temas “de lo social”, de servicios sociales y a la comunidad, es decir: comunitarios, cuando en realidad es una disciplina más teórica que aplicada, que busca comprender las relaciones establecidas entre las personas, no intervenir en los problemas derivados del funcionamiento de la sociedad.

Espero que este sencillo apunte sirva para remarcar las diferencias y no confundir las funciones de unos psicólogos con las de los otros, aunque en muchas ocasiones ambos terminemos trabajando, en un momento u otro, en los dos campos.

 

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Madre y feminista a tiempo completo, bloguera en mis ratos libres. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

One response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.