La violencia de género en la adolescencia

La violencia de género es un problema social que no distingue entre clases, nivel educativo, religión, lugar de procedencia, ni tampoco edad. Se fundamenta en la aceptación de unos marcados estereotipos de género que guían y determinan los pensamientos, las emociones y las conductas de la sociedad actual. Una sociedad avanzada que, sin embargo, sigue claramente anclada en ciertos preceptos desfasados sobre las diferencias entre hombres y mujeres, sus particulares características y la idea de un amor romántico que todo lo puede y todo lo perdona, incluso las humillaciones, las amenazas o los golpes.

La violencia de género es aquella que se perpetra contra una mujer por el hecho de serlo. Esta violencia no es exclusivamente física o sexual, como todos sabemos, sino que abarca otros comportamientos más difíciles de detectar porque no dejan marcas, como gritos, amenazas, chantajes, insultos… y otros mucho más sutiles que incluso la víctima no consigue identificar en un principio como síntomas de abuso.

La población adolescente no está exenta de esta problemática, si bien los expertos señalan que la violencia ejercida a estas edades no es tanto física como psicológica, extendida, sobre todo, debido al uso de las redes sociales, el cual está favoreciendo un mayor control de los varones sobre sus parejas (control sobre el tiempo y el uso que se hace de las redes, sobre las amistades con las que se relacionan, invasión de la intimidad al exigir conocer la contraseña de estos espacios, etc.).

punch

¿Qué dicen las cifras?

El estudio realizado por el Gobierno de España y la Universidad Complutense de Madrid en 2010, reveló que casi el 5% de las chicas afirmaban haber vivido algún tipo de violencia en sus relaciones de pareja, mientras que más de un 3% de los chicos admitían haberla ejercido, lo que pone de relieve que todavía existe un porcentaje de adolescentes que justifican la violencia y reafirman el sexismo.

El 22,7% de los chicos y el 7,2% de las chicas consideran que está justificado emplear la violencia si alguien te quita algo que es tuyo. El 14, 4% de los chicos y el 4% de las chicas están de acuerdo en que es lícito pegar a quien te ha ofendido, mientras que el 11, 7% de ellos y el 1,9% de ellas opinan que los hombres no deben llorar.

Algunas otras afirmaciones con las que tanto chicos como chicas se mostraban de acuerdo fueron: que es normal que un hombre agreda a su novia o mujer si ésta decide dejarlo; que para tener una buena relación la mujer no debería contradecir al hombre; que cuando una mujer es agredida por su pareja es porque se lo ha buscado o que los hombres agresivos resultan más atractivos.

Estas sentencias son aceptadas con mayor frecuencia por los chicos que por las chicas -sobre todo aquellas que se refieren a estereotipos sexistas- y por estudiantes de la ESO y Ciclos Formativos de Grado Medio más que por los que estudian un Ciclo Superior o Bachillerato. Se pone de manifiesto la necesidad de seguir luchando contra esta problemática que, pese a lo que algunos afirman, no ha desaparecido y sigue su curso también en las generaciones más jóvenes, así como visibilizar otras posibles masculinidades, así como los aspectos nocivos de la concepción del amor romántico.

 

Referencias bibliográficas:

Díaz-Aguado, M.J.; Carvajal, M.I. y otros. (2010). Igualdad y prevención de la violencia de género en la adolescencia. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad y Universidad Complutense de Madrid. Consultado el 12 de diciembre de 2015 en http://www.violenciagenero.msssi.gob.es/violenciaEnCifras/estudios/colecciones/pdf/libro8_adolescencia.pdf

 

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Madre y feminista a tiempo completo, bloguera en mis ratos libres. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

One response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.