El CV por competencias

En un post anterior os comentaba que existen diferentes tipos de CVs: cronológico, funcional o por competencias y mixto. Actualmente, el currículum funcional o por competencias está siendo demandado tanto por reclutadores (ya que les permite ver más allá del puesto, conociendo las funciones, tareas y responsabilidades que el candidato llevó a cabo en el pasado), como por aquellas personas en búsqueda de empleo que desean exponer sus logros y destrezas adquiridas y desarrolladas a lo largo de su experiencia profesional, de manera que puedan aportar el tan ansiado valor añadido.

Pero empecemos por el principio:

¿Qué son las competencias?

La Real Academia de la Lengua Española define competencia como pericia, aptitud, idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado. Se trata, pues, de habilidades, destrezas o conocimientos que se pueden adquirir a lo largo de la vida en diferentes ámbitos: personal, académico, profesional, deportivo, etc. Es decir, las competencias no se consiguen sólo mediante el trabajo remunerado; pueden conseguirse a través de la formación, el voluntariado, la asociación de vecinos o el día a día. Pueden adquirirse en cualquier parte siempre que se viva una situación que requiera de la puesta en práctica de ciertas habilidades.

Las competencias profesionales son aquellas destrezas o conocimientos que se requieren para trabajar. Son diferentes para cada puesto o incluso para el mismo puesto en función de la entidad o empresa que lo oferte. Conocer las competencias profesionales que poseen los candidatos permite prever su ajuste al puesto y su manera de desempeñarlo.

Clasificación de las competencias

Podemos clasificarlas en distintos tipos:

  1. Competencias básicas: son los conocimientos básicos relacionados con el mercado laboral, comunes al grueso de las profesiones: razonamiento matemático, comprensión oral, lectoescritura, etc, así como aquellas que facilitan el acceso a un puesto, como pueden ser la informática o el saber conducir.
  2. Competencias técnicas: son aquellos conocimientos teórico-prácticos específicos y necesarios para desarrollar una determinada profesión. Estas competencias varían en función del puesto. Por ejemplo: el dominio de Java será una competencia técnica para un informático; la distinción entre diferentes trastornos mentales lo será para un psicólogo clínico; mientras que para un músico será la interpretación de partituras.
  3. Competencias transversales: son las capacidades necesarias para desenvolverse en el ambiente laboral e incluyen las habilidades comunicativas, las interpersonales, la capacidad de escucha activa, la asertividad, la adaptación al cambio, etc.

Evidentemente, un buen profesional ha de poseer competencias de todos los tipos, ya que no resulta productivo contar con muchas competencias técnicas si no se tienen  capacidades básicas o transversales que faciliten la integración en el lugar de trabajo o el buen hacer.

¿Cuáles son las competencias que podemos incluir en nuestro CV?

En un CV funcional las competencias que se resaltan son las de tipo transversal. Aquí os dejo un listado de las más comunes, divido en dos grupos: competencias relacionadas con uno mismo (me gusta llamarlas competencias del self) y competencias relacionadas con otros.

  1. Competencias del self:
  • Creatividad: pensamiento alternativo; capacidad de buscar otras soluciones, de trabajar de manera diferente.
  • Autoconfianza: percepción positiva sobre nuestra capacidad para realizar con éxito una tarea. Fundamental cuando nos enfrentamos a un nuevo reto como puede ser un nuevo trabajo o una nueva función dentro de un puesto.
  • Autocontrol: capacidad para no vernos desbordados por las emociones, sobre todo en empleos que implican grandes niveles de estrés y responsabilidad.
  • Flexibilidad: adaptación al cambio; facilidad para pasar de una tarea a otra a lo largo de la jornada o para asumir nuevos roles o trabajar con nuevos compañeros.
  • Proactividad: habilidad para planificar actuaciones e iniciar acciones de manera autónoma; iniciativa.
  • Pensamiento analítico: capacidad para entender un problema y descomponerlo en sus partes.
  • Autonomía: capacidad para tomar decisiones por uno mismo, asumiendo la responsabilidad de las consecuencias. Habilidad necesaria para puestos de mando, puestos que impliquen trabajar solo o pasar grandes periodos sin supervisión.
  • Trabajo bajo presión: capacidad para trabajar de manera eficaz en situaciones de estrés o con deadlines (límites de tiempo).
  • Tolerancia a la frustración: capacidad de persistir en el puesto de trabajo pese a las dificultades, los obstáculos o la imposibilidad de cumplir con los objetivos marcados. Competencia imprescindible para un buen comercial.
  • Polivalencia: capacidad para desempeñar diferentes y diversas tareas y/o funciones.
  • Orientación al logro: preocupación por el correcto desempeño del trabajo o por superar un estándar o a uno mismo.

2. Competencias relacionadas con otros:

  • Asertividad: expresión de nuestros pensamientos, sentimientos y deseos respetando los de los demás.
  • Escucha activa: habilidad para entender las emociones y los sentimientos de las personas mediante su manera de expresarse.
  • Habilidades interculturales: capacidad para conocer y comprender aspectos y tradiciones de otras culturas o países, así como para trabajar con personas de otras nacionalidades. Competencia muy útil en empresas conformadas por equipos multiculturales.
  • Habilidades comunicativas: capacidad para expresarse de manera clara y coherente, adaptando el discurso al interlocutor.
  • Liderazgo: guía de un grupo de personas o equipo; habilidades directivas.
  • Capacidad de persuasión: habilidad para vender un producto, un servicio, una idea, convenciendo de la postura propia. Imprescindible en el campo del márketing y la publicidad.
  • Trabajo en equipo: habilidad para trabajar con los compañeros de manera cooperativa, aunando esfuerzos de modo que el trabajo final resulte más que la suma de los trabajos individuales.
  • Gestión de conflictos: habilidad para resolver conflictos surgidos entre personas.
  • Orientación al cliente: disposición a satisfacer las necesidades de los clientes.

cv competencias

Ahora sólo tenéis que analizaros para conocer qué competencias poseéis en mayor grado que las otras y dejar constancia por escrito dentro de vuestro currículum. Recordad que en función de vuestras competencias encajaréis mejor en unos trabajos que en otros, de modo que cuando las identifiquéis aumentaréis vuestras posibilidades de encontrar un trabajo que requiera dichas competencias. También por esto es importante que destaquéis unas u otras en función del puesto al que optéis. Un lugar idóneo para hacerlo es en la carta de presentación, siguiendo las pautas que os doy en este artículo.

Ahora sólo te queda contarme cuáles son tus principales competencias y cómo las destacas en tu currículum. ¡Te espero en el apartado comentarios!

Referencias bibliográficas:

Real Academia Española. (2014). Diccionario de la Lengua Española (23ª ed.)

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Madre y feminista a tiempo completo, bloguera en mis ratos libres. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

2 responses

Comments are closed.