¿En qué consiste la conciliación personal – profesional?

El término conciliación apareció por primera vez en el año 1974 (Stratigaki, 2004; en Alcañiz, 2015) en el articulado del Community Social Action Programme, con la pretensión de que las responsabilidades familiares pudiesen compatibilizarse con las profesionales. La conciliación es una estrategia que busca compatibilizar la vida familiar y personal con la laboral, facilitando la igualdad entre hombres y mujeres al reorganizar los roles tradicionales. Este concepto es de vital importancia al hablar de igualdad de género, ya que la conciliación otorga las mismas oportunidades a las mujeres y a los hombres para desarrollarse profesionalmente sin renunciar a las facetas de la vida privada: tiempo para uno mismo y para la familia. Para que sea posible es necesario un cambio social que abarque la aparición y desarrollo de medidas para el cuidado de las personas que se puedan tener a cargo y la contribución de las empresas mediante la adaptación de los horarios y lugares de trabajo.

La conciencia de la desigualdad de género existente está favoreciendo el desarrollo de campañas de sensibilización y la aprobación de leyes que favorecen la equidad en las empresas y los organismos públicos. Así, poco a poco, se está produciendo un cambio en la situación vital y laboral de la mujer en nuestro país, aunque seguimos estando a la zaga en lo que a conciliación se refiere. El empresariado español todavía no ha asumido la importancia del trabajo por objetivos, en vez del trabajo por horas, o lo reconfortante y motivante que resulta a los empleados el teletrabajo porque, hay que reconocerlo, en la era de las tecnologías y las comunicaciones una gran parte del trabajo del sector servicios puede realizarse desde casa con una conexión wifi y un ordenador.

familia

Una de las grandes dificultades para alcanzar la conciliación personal – profesional radica en que la mayoría de los hombres no se involucran en este reto al no ser los principales afectados. Como apunta Pateman (1995; en Alcañiz, 2015), las políticas implantadas en los estados miembros de la Unión Europea se basan, principalmente, en “facilitar la conciliación de la mujer” enviándola a casa durante períodos de tiempo, bien en forma de excedencia, bien con la reducción de jornada (y salario). Estas políticas obvian la función del hombre en los procesos conciliadores y vienen a reforzar la tradicional división de sexos. De este modo, el incremento de la participación de las mujeres en el mercado laboral no se corresponde con el incremento de los hombres en el ámbito privado, de manera que la desigualdad se mantiene. Así, todavía estamos muy lejos de alcanzar la corresponsabilidad, es decir, que los hombres asuman, de manera natural, el cuidado del hogar y de los hijos como hasta ahora lo han hecho las mujeres, sin considerarlo una ayuda para éstas o un añadido extra a su “trabajo real”, el que se realiza fuera de casa.

Estrategias conciliadoras más empleadas por mujeres

  • Apoyarse en la red familiar, sobre todo en otras mujeres (principalmente en las madres).
  • Renunciar a parcelas de su vida privada (hobbies, formación, vida social, tiempo de descanso…) en favor de la vida familiar y la laboral.
  • Renunciar a trabajos que impliquen grandes desplazamientos o cambios de residencia a nivel nacional o internacional (lo que quebraría la red de apoyo previamente establecida).
  • Reducir la jornada laboral o limitarse a la búsqueda de empleos a jornada parcial.
  • Adelantar la entrada de los hijos en el colegio, en la guardería o en actividades extraescolares.
  • Retrasar o renunciar a la maternidad.

Si eres mujer trabajadora (y si además eres madre) seguro que en más de una ocasión te has visto en dificultades para conciliar todas las facetas de tu vida. Me encantaría conocer tu caso y cómo lo resolviste. No dudes en participar con tu historia en el apartado Comentarios.

Referencias bibliográficas:

Alcañiz, M. (2015). Género con clase: la conciliación desigual de la vida laboral y familiar. Res, 23, 29 – 55. Consultado el 05 de octubre de 2015 en http://fes-sociologia.com/sumario-numero-23-2015/pages/145/

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Madre y feminista a tiempo completo, bloguera en mis ratos libres. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.