Quiero ser emprendedor/a

Actualmente no para de hablarse de emprendimiento. Instituciones públicas, medios de comunicación, oportunidad de subvenciones o ayudas… nos “llaman” a emprender como una alternativa válida a la dificultad de encontrar un puesto de trabajo por cuenta ajena.

Quizás este fomento del autoempleo no deje de ser una estrategia para reducir la cantidad de personas desempleadas que buscan una oportunidad laboral en empresas ya existentes, pero si realmente nos entusiasma la idea de crear, innovar, ser nuestros propios jefes y tomar todas las decisiones en nuestro trabajo, ¿por qué no aprovechar esta situación?

Antes de emprender, lo fundamental es que tengamos claro si lo hacemos por un auténtico deseo o por necesidad. En cualquiera de los dos casos, será necesario que recordemos nuestros motivos a lo largo del proyecto, sobre todo en los momentos difíciles en los que nos planteemos tirar la toalla (porque los habrá, y serán muchos). Tener claro porqué hemos tomado la decisión de montar nuestro propio negocio y focalizarnos en nuestro objetivo nos ayudará a seguir adelante.

Ahora bien, ¿estamos todos capacitados para ser empresarios y jefes? La respuesta es no, de igual modo que no todos servimos para ser cirujanos o pianistas. Las habilidades y aptitudes, junto con los intereses y preferencias, determinarán nuestra predisposición al éxito en cualquier proyecto, incluyendo los negocios. De manera que, antes de lanzarse a la piscina, cabe preguntarse si uno estará capacitado para nadar en ella.

Jefe

Preguntas para comprobar si podremos ser emprendedores

  • ¿Tengo una o varias ideas que pueda transformar en un negocio?
  • ¿Se me ocurren nuevas ideas con facilidad? ¿Veo alternativas diferentes a las del resto?
  • ¿Soy una persona creativa, imaginativa?
  • ¿Me atrevo a asumir riesgos?
  • ¿Soy capaz de mantener la calma en situaciones de estrés?
  • ¿Soy capaz de actuar en situaciones complicadas sin bloquearme?
  • ¿Puedo trabajar sin supervisión?
  • ¿Puedo trabajar sin horario?
  • ¿Puedo ser jefe y empleado, juez y verdugo?
  • ¿Sé delegar?
  • ¿Soy una persona organizada, que lleva las cuentas y las tareas al día?
  • ¿Soy capaz de resistir a los malos tiempos, a las adversidades? ¿Consigo mantenerme a flote y perseverar?
  • ¿Sé expresar mis ideas con convencimiento? ¿Sé vender aquello en lo que creo?

Si respondes que sí a la mayoría de estas preguntas, seguramente puedas plantearte poner en marcha tu propio negocio, aunque esto no significa que tengas el éxito asegurado, sino que tienes una personalidad emprendedora. Habría, además, que valorar otra serie de circunstancias como:

  • El tiempo físico del que disponemos: no es lo mismo poder dedicarle todo el día que sólo un rato por las noches porque tenemos otro trabajo a jornada completa, estudiamos o tenemos hijos.
  • Asegurarnos de que poseemos los conocimientos técnicos y habilidades requeridas para el desempeño de dicho trabajo: un error bastante habitual es montar una empresa que requiere de unos conocimientos específicos sin haberlos adquirido antes. ¿Por qué no nos tomamos el tiempo necesario para formamos previamente y adquirimos la experiencia necesaria? Es una inversión segura. Estaremos asentando las bases de la calidad de nuestro negocio.
  • Hacer un estudio previo del mercado: otro error es ofertar servicios o vender productos que a los clientes no les interesan. No puede haber nada peor para tu negocio. Lo fundamental para triunfar es diferenciarse y para eso hay que conocer muy bien el mercado, al destinatario y a la competencia. Saber qué quieren, qué les ofrecen los demás empresarios y qué les puedes ofrecer tú para resultar su mejor opción.

Si una vez valorada nuestra capacidad emprendedora, decidimos poner en marcha nuestro proyecto, sólo nos queda ponerle muchas ganas e ilusión, mantener una actitud positiva y superar los baches sin rendirse. Los logros no suelen conseguirse a la primera pero si nos rendimos no podremos alcanzarlos nunca.

 

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Madre y feminista a tiempo completo, bloguera en mis ratos libres. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

One response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.